Granos secos, aliados de una buena nutrición

Los granos secos, como las habas, arvejas, lenteja, fréjol y garbanzos, son una buena fuente de vitaminas, minerales, proteína, fibra y antioxidantes. Estos son algunos de los beneficios que aportan a tu nutrición:

  1. 1. Son ricos en fibra, lo que favorece a la flora bacteriana y al tránsito intestinal. Para que aporten el máximo de sus beneficios sin generar molestias, es recomendable remojarlos al menos 8 horas, agregar al agua de remojo comino, perejil o clavo de olor, y no usar esta agua para la cocción.

 

  1. 2. Combinados con un cereal, brindan un aporte de proteínas comparable al de la carne y otros alimentos de origen animal, pero a un precio más asequible. La proteína es necesaria para la buena salud muscular y de los tejidos, para tener energía y resistencia a las infecciones.

 

  1. 3. Ofrecen una sensación de saciedad más duradera, una ventaja para quienes realizan comidas más espaciadas a lo largo del día debido a sus actividades y para quienes evitan los refrigerios entre comidas.

 

  1. 4. Ayudan a mantener el nivel de glucosa en la sangre, lo que es beneficioso para evitar problemas metabólicos que inciden en el control del peso, además de que disminuyen el impulso de comer alimentos ricos en azúcar.

 

  1. 5. Ya que pueden almacenarse por un buen tiempo, es posible tenerlos siempre a disposición en nuestra alacena para complementar un plato variado y equilibrado.
Fuentes:
  • wholegrainscouncil.org/resources/recursos-en-espa%C3%B1ol/beneficios-de-los-granos-enteros
  • www.supermaxi.com/cocina-y-nutricion/secretos-de-los-granos-secos/